8.15.2006

EL MAR, LA MAR...

Hoy es el día en que se me celebra. El día en que María, la madre de Jesús es llamada María de la Granada, y como tal se celebra. Y no hay más ni menos que eso. Fiesta, celebración y el mar, que traigo a tierra adentro, para que su fuerza nos dé impulso, su pureza valor y su enormidad nosa traiga la generosidad del agua y nos recuerde a respetar la naturaleza para que todo eso ocurra. Mucha salud ambiental y personal a todos.

6.24.2006

HALLAZGO

Pinchar la palabra VIRGEN (abajo en rojo) para que aparezca una hermosa imagen de la Virgen de la Granada en la red

MILAGROS DE NUESTRA SEÑORA

He buscado esta tarde algo con lo que seguir haciendo este peregrinaje, este blog algo rarillo, lo sé, sobre la Virgen de la Granada. Algo poco usual en el contexto de la red. Sobre todo si se tiene la manía de que lo sagrado de las creencias está reñido con lo moderno… No sigo. Me parece estúpido tener que demostrar que la Virgen es lo ultramoderno, lo revulsivo en este mundo de presunta racionalidad y poco lúdico, tal materialista y tan poco espiritual, cuando lo que hace al hombre es su espíritu y la acción del espíritu. Y que eso no significa ninguna moralina, ninguna restricción a la libertad. Porque la Virgen María es la propia libertad, la que nos garantiza la propia libertad. Léase a Berceo, tan viejo y tan moderno siempre. Su libro Los milagros de Nuestra Señora son un maravilloso goce, algo que retrata y contiene todo el espíritu de su época en lo más espiritual. En ellos está la Virgen María como si no estuviera. Con esa presencia que lo llena todo y no se nota, no se agota, no molesta jamás. Precisamente en esa obra literaria mayor del castellano se comienzo con la descripción del jardín del Paraíso, y en el centro de ese jardín hay un granado… Pero callamos. Preferimos que lo descubra el lector ávido de saber, humilde lector que se acerque a la obra de Berceo.

6.21.2006

ESQUINAS, RINCONES

En cualquier esquina hay un ángel bueno. No en los rincones, que son habitaciones de demonios, esto es, ángeles malos. Por eso con ramos del Corpus, con flores de las calles, de esas que están en el suelo cuando pasa la procesión del Corpus, debemos exorcizar los rincones, para que en ellos no habite el mal y no nos arrincone... También sirve poner durante quince días una imagen de la virgen en cualquier soporte (estatuila de plástico, etc., estampa...), en el rincón, para que quede limpio y santo. Es conveniente en las habitaciones de dormir y en las que se hagan limpiezas del cuerpo y su cuidado, como cuartos de baño, etc.

SENO VIRGINAL

Pecho oportuno y virginal seno. Alimento del niño. Esta representación de la virgen con el niño es una maravilla del Renacimiento. Una madonna acogedora, serena, blanca, atenta, respetuosa. Tal como -tal vez- querían los varones el modelo de mujer, y tal vez aquella mujer del amor cortés, que tan de cabeza trae a los críticos en sus interpretaciones de qué representa, qué es realmente.
Si se observa la Virgen lleva la cabeza totalmente rapada, o con pelo tenue, frente al niño que pelirrojo o rubio parece.

6.09.2006

METÁFORA


Sorpresa para mí, sorpresa para todos. Hete ahí una imagen de la Virgen de la Granada, en Sevilla. Ya José María Blanco White, ese escritor hispalense y heterodoxo del siglo XVIII y XIX, sacerdote apóstata y pastor anglicano, exiliado en Inglaterra y hoy olvidado, por ser una de las preclaras cabezas pensantes que criticó los males de la gente peninsular. Eximio intelectual andaluz que nos habla habla de ella, en sus famosas Cartas de España, cuando se leían y las gentes escuchaba/oía a estos sabios que antes existieron. Es magnífico que fuera patrona de los aguaores de Sevilla, si recordamos que el nombre de la advocación de la Virgen de la Granada, procede de Llerena, y el escudo de Llerena tiene precisamente una fuente, que es de donde se surten los aguaores, todos los aguaores de Sevila. Y entiéndase esto como una metáfora...

SANTO SANTO SANTO



Santo, santo, santo es el señor,
Dios del universo.
Llenos están los cielos y la tierra
de su gloria.
¡Hosanna en los cielos!