6.09.2006

METÁFORA


Sorpresa para mí, sorpresa para todos. Hete ahí una imagen de la Virgen de la Granada, en Sevilla. Ya José María Blanco White, ese escritor hispalense y heterodoxo del siglo XVIII y XIX, sacerdote apóstata y pastor anglicano, exiliado en Inglaterra y hoy olvidado, por ser una de las preclaras cabezas pensantes que criticó los males de la gente peninsular. Eximio intelectual andaluz que nos habla habla de ella, en sus famosas Cartas de España, cuando se leían y las gentes escuchaba/oía a estos sabios que antes existieron. Es magnífico que fuera patrona de los aguaores de Sevilla, si recordamos que el nombre de la advocación de la Virgen de la Granada, procede de Llerena, y el escudo de Llerena tiene precisamente una fuente, que es de donde se surten los aguaores, todos los aguaores de Sevila. Y entiéndase esto como una metáfora...